el odio

Tengo miedo a la palabra odio.
A detestar el recuerdo, la sonrisa, el perfume, las canciones, las películas  las series, las miradas, las caricias de navidad, las cenas en familia, los amigos, los tés con leche, los panchos, los misterios, los llantos de madrugada, los golpes en la cabecera de la cama, la ropa, los bailes, la voz, la suavidad, el calor, el lunar, el pelo, las pastillas de las mañana, la cerveza de los viernes, el reflejo de la luz de la calle y la mañana, la banda que practica los domingos, la plaza cerca, el recorrido del colectivo, la comida china, los libros que no leí  los mensajes escondidos, las curitas con mensajes, el beso después del temblor, las estrellas de papel, las cartas, la letra, las playlist que robe, a las películas de terror, al foro, a las fotos que guarde, a las que se que existen y no tengo conmigo, a las estrellas que brillan en la oscuridad, a la verbena, al ritual de cepillarse los dientes, al ritual de comer, a los relojes en la cocina, a la mayonesa Natura, al jugo de naranja en el almuerzo, a las medias de lana, a las calzas rotas, a los gatos pequeños y juguetones  a los veranos, a bailar en la lluvia, al Fernet de menta, a los disfraces de pirata, al altillo de aquella fiesta, a escribir a las musas, a los ojos soñadores, a los labios acolchonados, al te de cedrón  a las hamburguesas con queso extra, a los masajes, a las cremas, a los besos, a los abrazos fuertes, a su nombre, a su amor que fue y no fue.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s