hija de Nix

¿De donde emergiste? ¿De que sueño te escapaste, descalza y vistiendo jirones etéreos de sedas y luz? ¿Fui yo quien te soñó? Porque solamente puedo adjudicarte a mis fantasías. Así de angelical, cubierta de rocíos. Sobresalís en cada parpadeo, y me queman los ojos de admirar tu respirar. Como vestida por el sol, desde adentro, hacia afuera, y hacia arriba. Al menos hasta que llegan las sombras y se te cubren de noche los ojos. Se te tensa la piel y la sonrisa se vuelve animal. Te movés entre la gente, furtiva, cazadora. Desairando a tu paso los gestos de quienes te quieren conquistar. Tus ojos parecen atravesarme, y casi que apuntas a mi yugular. No retrocedo, apenas puedo respirar de la sensación de sentirme entre tus garras. Y sin embargo, estas tan lejos. La calle se inunda de rosas anaranjados, y volvés a ser luz, te vas desdibujando los vértices, las puntas, cualquier angulo agudo. Vuelvo a sentir la suavidad de tu voz. Y mientras saltas el cordón de otra vereda, tomas mi mano para no caer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s