cuentame, otra vez.

-La extraño.
-A quien?
-A las dos. De a ratos, de formas diferentes. Pero si.
-A las dos? No jodas. Una está mejor sin vos, y vos estás mejor sin la otra.
-Creés que repetí la historia?
-Maso. Pero no. Porque era diferente. Las dos son diferentes. Y vos, creo que sos diferente ahora también. Bahía te trajo distinta. Te cambió.
-Distinta como?
-Mas triste, mas callada. Y cuando gritás o te reís fuerte, no sé… se nota que no estás feliz en serio.
-…
-Lo que no entiendo es porque no le dejaste de hablar antes. Con las vueltas que te dio. Siempre te tuvo de repuesto, y vos corriendo con cada lagrimita. No le importás un carajo, y lo sabés. Siempre te lo dije. No sé porque tardaste tanto en mandarla a la mierda.
-En algún momento fue amor. Lo mio, lo de ella. Y le di todo, hasta el poco amor propio que me tenia. Entonces, obvio que iba a salir corriendo si ella lo pedía. No me quedaba nada que no tuviera su nombre, entendes?
-No.
-Es que… le di mi historia, mis amigos, mi casa, mi familia, mis canciones, mis palabras porque solamente escribí para ella. Son cosas mías  si, pero al incluirla, se convirtieron en cosas de ella. Hasta mis planes a futuro… La imaginaba conmigo en Londres, sabes?
-Sos una boluda. Igual no calienta. Tus amigos, yo, tu familia. Somos tuyos, no de ella. Estamos por vos.
-Cuando llegue a casa, en las vacaciones, lo primero que vi fue el cartelito de Cristina que pego en la pared de mi pieza. No se vuelve de eso.
-No te da bronca? Ser, no ya la segunda, sino la cuarta, la quinta, la última? Que te diga una cosa y haga otra? No sé. Te dejás. Y sé que es choto, salir de ese círculo, que no tiene fin. Seguro que no sabés ni donde arrancar. Pero empezá por algo.
-Empecé por algo. Si no estamos hablando. Para nada. Ni le pregunté como le fue en el examen. No es eso. Es cosas como esta… Estar así, tomando mates, y pensar en una canción o un chiste, o algo que pasó hoy. Querer contárselo, compartirlo con ella, y no poder. Porque no está. Porque si estuviera, no estaría del todo. Porque no sería suficiente, porque ella querría estar en otro lugar, con alguien mas. La extraño sabiendo eso. Por eso la extraño triste.
-Sos una boluda.
-Porque nunca hago lo que me dicen, no?
-Eso y porque repetís la historia mil veces.
-No lo parece, pero es una linda historia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s