“Damaged people…

are dangerous. They know they can survive”

Y pienso en las veces que me supe viva, detrás de cada caída a puertas cerradas. Después de empujarme fuera del abismo, del primer corazón roto.
Planeo obligarme a seguir caminando, porque decidí hace mucho que no vivir es una decisión de cobardes. Y digo no vivir en vez de morir, pensando cuidadosamente la diferencia. Porque el no vivir implica pasar los días, por el solo hecho de pasarlos.
Cada mañana al despertar, respiro hondo, sin abrir los ojos, y veo las caras de la gente que amo. Los pienso al lado mío, aunque estén lejos, aunque no me recuerden como yo a ellos, aunque no vuelva a verlos.

Y si. Las personas dañadas somos peligrosas, nos sabemos supervivientes. Sabemos que amar es apostarlo todo a la posibilidad de que marchen con nuestro mejor yo, o de que lo miren con desprecio. Sabemos que el futuro tiene que ser nuestro secreto mas profundo, porque no hay mas difícil que regalar el proyecto de vida a quien no se quedará. Aun estando imperfectos, rotos, desarmados, ajados de tantas manos y pies que nos tocaron. Sabemos que el espíritu puede romperse y volverse letal como un pedazo de cristal. Sabemos todo eso, y jugamos a perderlo todo en cada decisión. Pero también, en esa misma apuesta, podemos ganarlo todo. Incluso la felicidad.

“Porque quien ha perdido el mundo, desea ganar el mundo”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s