No somos irrompibles.

Estamos hechos de la mas fina porcelana. Pintados de colores brillantes, por cada experiencia vivida. Cada caricia, cada sonrisa, cada amigo, cada calor y amanecer.

De madera el corazón, tallada por las manos de las personas que amamos y por las que nos dejamos amar. Vuelto astillas por quienes desconocen las tramas de las maderas mas suaves, mas nobles y sus vetas intrincadas. Corazones vueltos cenizas en el fuego del rencor, del odio, del dolor.

Y por dentro, además del corazón, polvo de estrellas milenarias, y piedras de cristal fundido. Mitad astral el alma, mitad roca fundida al calor, el espíritu es un ave rara. El pájaro del alma de Mijal Snunit. El pajaro que rompe el cascarón de Hermann Hesse.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s