principio de incertidumbre

El destino no está escrito. Y si algo aprendimos a lo largo de los días, es que lo que hoy está, mañana puede que no.
¿Como se sobrevive a la incertidumbre? No puedo pensar en el pasado intocable, que ya fue. El consuelo que puedo extraer de mis recuerdos es repetirme que hice todo lo que pude hacer, que actué tan bien como pude y supe en esas circunstancias. Del futuro… Una eterna reconstrucción. Mañana puede que sea un día como ayer, soleado y fuerte. O puede que se desarme en una lluvia torrencial como esta madrugada. Que me llene de las brumas y asfixias, de la ausencia del olor a jazmín, o de la humedad de la tinta en mi cuaderno. El futuro. Suena tan ajeno. Y más ahora que todos mis planes están desdibujados del momento en que vacié su espacio, que limpié sus cajoneras, que escondí sus huellas, y borré su numero, adelantándome a las noches de bar.

Un pasado tallado en piedra, un futuro dibujado en lápiz al pasar.
Mientras en la barra de un café, ignoro los trajes y gemidos, le escribo a la musa que usa su nombre, bebo del café y escapo tras el cristal.

Salgo de casa, me digo que estoy bien, me miento.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s