I just ride

Siento el ardor del lugar donde me mordió y me hizo sangrar. El oxido de un beso tan dulce como un amanecer. Pero despierto en una cama vacía, con los cristales empañados y la certeza de que la noche acabó. No me evito a mi misma el antojo de dejar todo en su lugar, las sabanas, la ropa, los pactos silenciosos. Tampoco me evito de dibujar el cristal. El piso frío ajo mis pies, pero por dentro tengo la hoguera nocturna y la piel cubierta de otra que no es mía. Siento que las sabanas de doblé tan cuidadosamente, fueron en realidad mi vieja piel. Que esta mañana soy nueva, soy otra. Ofídica como siempre lo fui. Con los sentidos en las yemas de los dedos, los labios abiertos, los ojos inquietos y el pelo revuelto. Renacida. Antigua, milenaria, pero limpia y centrada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s