dust

Me siento temblar y desconozco las causas. Mientras tiemblo, trato de descifrar si son mis ojos cansados o realmente el mundo también tiembla conmigo. Antiguos filósofos, modernos físicos. Atomistas. Teorías del movimiento incesante de cada átomo, de las mínimas partes del todo, continuamente bailando, desarmando las líneas que creemos ver. Y así, en un beso, en un abrazo, en un simple roce de mano, nos desdibujamos, fundiéndonos, uniendo los cuerpos, volviéndonos infinitos. Ya no soy yo la que tiembla, sino el Dios danzante de Nietzsche, el Universo completo y compacto hecho polvo, y carne y hueso, en mis dedos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s